CreativitatGeneralOpinió

El mundo sin Nike, Apple, Sony Bravia o Coca Cola

Ser publicitario se parece a ser médico. Miras el historial del producto, haces una radiografía de los públicos, un electro de las emociones, una resonancia de las tendencias y recetas el tratamiento adecuado para conseguir una marca saludable.

Cuando un día pensamos en dedicarnos a la publicidad, en nuestra mente aparecieron imágenes de campañas con un gran presupuesto, los leones del Festival de Cannes y el glamour de una profesión diferente. Los hoteles y restaurantes caros, los viajes, los trajes de marca, tu coche último modelo, tu palco en el Liceo o en el Nou Camp.

Pero un día descubrimos que las ideas que tanto nos impresionan se habían creado en Amsterdam, Londres, New York o Hong Kong. Que los leones, los premios que entregan en el Festival de Cannes de Publicidad, están muy caros. Y que el lujo prácticamente ha desaparecido.

Cuando empezamos a trabajar (en mi caso en Euro RSCG) conocimos a otros clientes como Gran Vía 2, Más Visión, Miró, Caprabo, TMB, Port Vell, Santa Burg, Fira de Tàrrega o Mercadona, proyectos más cercanos geográficamente y menos cool, pero que también necesitan de nuestros servicios.

Es un tópico y una leyenda urbana afirmar que una campaña es mejor cuantos más ceros tienes a la derecha de la factura y más se conoce el logo de la firma. Sabe a Mixta y Mediamarket, son dos ejemplos de sólida estrategia y brillante creatividad, con un gasto de producción muy ajustado.

También solemos olvidar que en nuestro día a día existen los logotipos, catálogos, folletos, flyersbanners, aplicaciones para móvil, expositores o cuñas de radio, formatos menores que nos recuerdan que el mundo no se acaba en las súper marcas ni con las súper producciones en video.

Seamos realistas, no siempre tendremos casos para hacer historia como las campañas de Sony Bravia “balls” o Channel nº 5. Nuestra capacidad de adaptación pasa por entender que la publicidad no es una exclusiva de lo mediático. Productos menos conocidos, locales, alternativos, solidarios o educativos, son los que ponen a prueba realmente nuestra capacidad. No siempre tendremos un presupuesto millonario para filmar, grabar o fotografiar, más bien asimilaremos cada vez más la palabra low cost.

Existen miles y miles de creativos (as) que nunca han trabajado para Nike, Levis, Sony, Apple o Coca Cola. Y nunca se han sentido frustrados, decepcionados o desencantados. El talento demuestra su nivel cuando se aplica a los casos cotidianos.

Existen miles de campañas que no se ven en todo el mundo y que no todos conocen, pero son ejemplos de precisión, estrategia, visión y originalidad.

Existen muchos/as profesionales que nunca han ganado un premio y sin embargo son brillantes y eficaces.

El reto es poder trabajar para cualquier marca. Ser capaz de inventar algo nuevo de forma constante. El oficio se aplica en marcas y productos menos mediáticos pero extremadamente complejos.

Hoy haces un evento, mañana te mueves en las redes sociales, pasado diseñas unos carteles, de vez en cuando un spot y a veces te toca un campañón. Los anuncios famosos son excepcionales.

Por eso no piensas uno cada semana 🙂

Y no pasa nada.

Richard Wakefield

Profesor de la Facultat de Comunicació i Relacions Internacionals Blanquerna-URL. Director y fundador de Publicitarios Implicados. Director Creativo de WR Storytelling. Autor del libro “El estereotipo me mata”.

Previous post

Ikea alquila muebles

Next post

Els responsables de màrqueting d'Ametller Origen i EcoBaula visiten els seminaris de 4t

joseprr


Warning: Division by zero in D:\xampp\htdocs\grau\publicitat\wp-includes\comment-template.php on line 1390