GeneralMarketingOpinióPublicacions

¿Quién quiere ser anunciante?

El primer día de clase pregunto a mis alumnos cuantos quieren trabajar en un departamento de marketing o comunicación de una empresa. Estoy segmentando. Los estoy agrupando en base a las diferencias importantes de sus necesidades o preferencias. La respuesta raramente supera el 10%.

La convulsión que ha sufrido la publicidad en los últimos 15 años hacia un intento de ser más efectiva es fruto de la segmentación del cliente y de la preocupación para saber qué es lo siguiente que necesitamos. La digitalización ha ayudado. Leía hace unos días que algunos taxis en Japón te escanean el rostro para detectar tu género e intuir tu edad y ofrecerte anuncios mucho más interesantes durante el trayecto. Al parecer, después, las imágenes se borran por temas de privacidad. Solo faltaría. Aquí la buena noticia es que la tecnología está permitiendo evolucionar la publicidad en canales tan poco innovadores como vehículos o medios de transporte donde poco se había avanzado desde la implantación de los opis luminosos en las paradas, los integrales en autobuses, la publicidad encima de los taxis (aún recuerdo la mítica campaña de “Las crestas de Gallina Blanca” a mediados de los 90) o alguno que otro recurso creativo más propio de acción de guerrilla y de tener la foto para ponerla en internet que de un verdadero canal para ser comercializado masivamente.

El inmovilismo propio del medio exterior no tiene nada que ver con lo que ha pasado con otros canales. Las personas que trabajamos en el sector de la comunicación y la publicidad nos hemos tenido que re-inventar y actualizar dos veces, por lo menos, en la última década. Nuestros trabajos, la manera de afrontar las estrategias, la definición de lo planes de acción o incluso el perfil de los profesionales que los llevan a cabo han sufrido un cambio enorme. El hecho que haya trabajado muchos años en la dirección de comunicación de empresas multinacionales muy dinámicas del sector automóvil, distribución o electrónica de consumo han hecho que la inquietud para conocer cosas nuevas o la capacidad de adaptación al cambio formen parte de mi ADN. Cuando llevo a cabo los seminarios de rol de anunciante a los alumnos de cuarto curso del Grado en Publicidad, Relacions Públicas y Marketing de Blanquerna – URL, intento no solo dar la visión de anunciante en todo lo que trabajamos, sino transmitir esa necesidad de estar siempre actualizado, de visitar tiendas y conocer los nuevos canales, de hacer online todo lo que conocemos como offline y de trabajar en base a las competencias básicas que requieren las compañías actualmente. Estamos obligados a que nuestra formación evolucione al mismo ritmo que lo está haciendo nuestra profesión. No nos podemos permitir que nuestros alumnos salgan obsoletos al mercado.

El último día de clase pregunto nuevamente cuantos quieren trabajar en un departamento de marketing o comunicación de una empresa. La respuesta habitualmente ronda el 20%. Hay alumnos que ya se están reinventando en solo 6 meses.

Beto Sanz

Director de Marketing y Comunicación con amplia experiencia en empresas líderes en sector automóvil, gran distribución, electrónica de consumo y sanidad. Profesor asociado.  Marketing internacional, Seminario de rol anunciante- agencia y Dirección de TFG’s. Grado de Publicidad, Relaciones Públicas y Marketing en la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna (Universitat Ramon Llull).

Previous post

Gran acción de Publicitarios Implicados, el #killtheindifferencechallenge

Next post

La APG y el c de c han elaborado el I Estudio de la Población Publicitaria Española

joseprr


Warning: Division by zero in D:\xampp\htdocs\grau\publicitat\wp-includes\comment-template.php on line 1417