CampanyesCreativitatGeneralOpinió

Silly Vots (II): “I can’t breathe”

A Philando Castile le paró la policía de St. Anthony, en el estado de Minessota, por circular con un faro del vehículo roto y acabó tiroteado cuando simplemente buscaba la documentación en la guantera. Ese mismo año, 2014, un chico de tan solo 18 años, Antonio Martin, moría en extrañas circunstancias en una gasolinera de Fergusson. Dos años después en Lousiana, Alton Sterling murió por disparos a quemarropa por parte de agentes de policía blancos. Keith Lamar Scott, fue acribillado después que los agentes interpretaron que cargaba un arma, cuando en realidad era un libro. Y así, podríamos seguir enumerando cientos de casos en los que un racismo estructural y latente en Estados Unidos se manifiesta en acciones policiales desproporcionadas y/o directamente asesinas.

Si la mayoría de estos hechos produjeron reacciones espontáneas de la población, con la misma violencia que los ocurridos en las últimas manifestaciones, la prensa mundial también se hizo eco y las imágenes también dieron la vuelta al mundo….¿Por qué el caso de George Floyd ha creado de forma casi instantánea un movimiento global unitario que ha conseguido incluso la imagen de dos equipos punteros de la Premiere league ( ¡Árbitros incluídos!) arrodillados en señal de adhesión al movimiento ?

Al margen de un presidente incendiario, ¿Qué puede haber provocado ese “clic” que ha elevado este caso concreto a un estadio superior…? 

-Un naming memorable: George Floyd es corto, fonéticamente simétrico y por tanto fácil de apelar sincrónicamente por miles de personas en una manifestación.

-Un relato impactante. Bien es cierto que no es la primera vez que vemos videos de policías matando a personas inocentes, pero por lo general eran secuencias muy rápidas de disparos después de unos planos movidos y confusos. El caso de George Floyd fue distinto; fue asesinado lentamente y a sangre fria, con la bota del policía ahogándole con tranquilidad y formas casi rutinarias.

-El slogan lo pronunció hasta 12 veces el pobre Floyd minutos antes de morir. Una expresión sencilla que forma parte de nuestro imaginario popular, precisamente por lo que evoca más allá de su sentido literal. Muchas cosas durante mucho tiempo no “dejan respirar” a la población afroamericana. Esta dramática unión entre lo literal y lo figurado unido a su sonoridad, han creado el slogan perfecto: “I can’t breathe”.

-El logotipo: El logotipo del movimiento de ” Black lives matter” lo creó Colin Kaepernick en 2016 cuando se arrodilló durante el himno americano en un partido de fútbol. Ver cientos de personas arrodilladas a la vez es una de las coreografías más plásticas jamás creadas, con toda la esencia de un buen logotipò; fuerza, sentido y sencillez.

Al margen de un mix de causas sociales, mediáticas, geoestratégicas e históricas, estoy convencido de que parte de ese “clic ” que ha convertido a George Floyd en un símbolo con fuerza de marca global, se puede explicar también a partir de fundamentos del branding. Aún no sabemos exactamente cómo evolucionará, pero esperemos que su tragedia haya servido para crear una de esas marcas que hacen del mundo un lugar mejor.

 

David Morales Amorós. Profesor Grado en Publicidad, Relaciones Públicas y Marketing en Blanquerna-URL. Director creativo ejecutivo y fundador BUM Agency.

Previous post

Milers de petons per a la nostra gent gran

Next post

This is the most recent story.

joseprr


Warning: Division by zero in D:\xampp\htdocs\grau\publicitat\wp-includes\comment-template.php on line 1420