CreativitatDirecció d'artGeneralOpinió

Tomar el sol no es sano. El color de los anuncios no siempre es lo que parece

Seguramente has visto carteles en la calle o folletos y envases olvidados en un cajón a los que el paso del tiempo no les ha sentado demasiado bien. Lo que ocurre es que la exposición del color amarillo al sol (el color del astro rey precisamente) no les sienta nada bien, tomando ese color azulado que da sensación de avejentado. Es como si el sol les robara su color y se lo quedara todo él.

¿Quieres saber por qué? ¿Quieres saber el resultado de la degradación del color con una prueba realizada con un cartel, en plena calle, durante diez semanas? Pues sigue leyendo…

 

 

 

 

 

 

 

La resistencia a la luz

La degradación de los colores se ha estudiado y medido con la llamada “Escala de lana”, una escala en la que los valores de solidez a la luz se expresan mediante índices que van de 1 a 8 (donde 1 indica la resistencia más débil y 8 la más fuerte). El amarillo obtendría un cuatro en esa escala, seguido del magenta con un cinco y del cian y el negro con un ocho cada uno.

 

 

 

 

 

La prueba

Para comprobar los valores que expone la “escala lana” de forma empírica y recoger el testimonio mediante fotografías, se decide hacer un experimento en plena calle con una muestra de un cartel impreso en offset, escogido al azar y expuesto a la luz solar durante diez semanas.La idea es comprobar cómo se van degradando los colores con el paso del tiempo. Para registrar la evolución, se crean unas fichas en las que se apuntan las observaciones que se van viendo semana a semana y se tapa la mitad del cartel con un cartón negro para evitar que incida la luz solar sobre la parte cubierta. De este modo, podremos comparar las diferencias entre el lado expuesto al sol y el que no.

Y a las diez semanas…

Pasados setenta días, la muestra expuesta al sol, demuestra claramente que el color amarillo es el primero en desvanecerse. En concreto, a las dos semanas se ha perdido el 50% del color y el 90% a las diez semanas.

En cuanto al color magenta, se desvanece al 50% a las diez semanas mientras que al final del experimento el único color que queda más o menos intacto es el cian.

El experimento demuestra que determinados colores tienden a perder saturación y a matizarse el color.

Conclusión para los publicitarios

Cuando trabajamos con tintas offsetmarcas o diseños en los que su color sea (o predomine) el amarillo, tendremos que tener en cuenta los resultados de este experimento pues es un color que tiende a envejecer mucho más rápido que el resto si se expone a la luz solar.

 

 

 

 

 

 

Así que recuerda que el sol es un ladrón del color amarillo, que se lo queda todo para él y que cuando realices diseños para publicidad exterior, folletos de larga vida o en packagingde productos expuestos a la intemperie, el color te puede dar sorpresas.

 

Xavi Vega, diseñador gráfico y profesor de diseño del Grado en Publicidad, Relaciones Públicas y Marketing en la Facultat de Comunicació Blanquerna – URL.

www.xavivega.com

Previous post

La publicidad interactiva en televisión empieza a dar resultados

Next post

In memoriam: Miquel Altarriba

joseprr


Warning: Division by zero in D:\xampp\htdocs\grau\publicitat\wp-includes\comment-template.php on line 1415